El Efecto Acordeón en la Carretera

El efecto acordeón

Poco se ha escrito acerca de este fenómeno, a pesar de producirse a todas horas en muchas carreteras españolas.
Tratamos de dar una explicación a una pregunta clásica: ¿por qué estamos parados en medio de la autopista? ¿Es que el que va delante ha parado sin más? Pero si no habían ningún accidente… ¿les suena?
Lo que vengo a llamar como efecto acordeón es la respuesta a todas estas preguntas.

Circulamos por una autopista de tres carriles por sentido a una velocidad de 120 km/h por el carril central con una circulación fluida pero densa. La mayoría de conductores desconocen el sentido de “la distancia de seguridad” y la dividen entre cuatro, pegándose literalmente al coche que les precede, con la ilusión de poder así llegar antes a su destino. Éstos impiden las maniobras de cambio de carril, por falta de espacio material entre coche y coche. Cualquiera de estas maniobras ocasiona una frenada más o menos brusca (dependiendo de la pericia del conductor) del resto de vehículos. Encender una luz de freno en la autopista con tráfico denso y sin respetar la distancia de seguridad es el preludio a una gran caravana: el coche de detrás inmediatamente frena más (porque no sabe qué pasa allí delante), el de detrás debe frenar aún más (o se come al de delante) y además enciende las socorridas luces de emergencia o avería; la autopista, sólo 30 segundos después de una maniobra de cambio de carril, ya es un mar de luces de freno encendidas; sólo 15 o 20 coches más atrás, el primer coche ya se ha tenido que detener por culpa de este efecto. Ahora empieza el problema de verdad:
Cuenten ustedes cuánto tiempo tardan en iniciar la marcha después de detener su vehículo… 2, 3 o 4 segundos de media (salvo despistes); llegados a este punto, sólo debemos coger la calculadora y multiplicar estos 3 segundos de media y multiplicarlos por una fila de 20 coches que se han llegado a detener= un minuto de parón que sufre el coche que hace 20 para poder reanudar la marcha.
Pasa lo mismo con los semáforos: si estás el quinto en un semáforo rojo, no puedes arrancar cuando se pone verde ¿por qué no? porque se pone verde, el primer coche se da cuenta, pone primera, suelta embrague, se empieza a mover, entonces el segundo coche empieza su proceso, y así sucesivamente hasta que, unos cuantos segundos después, podemos iniciar la marcha. Compruébenlo en un semáforo cualquiera.
En las caravanas pasa lo mismo porque todos tardamos algún segundo en iniciar la marcha y sólo la empezamos a iniciar cuando el coche de delante ya se está moviendo (todo esto sin tener en cuenta que el cerebro humano tiene un tiempo de reacción a estímulos externos de aproximadamente 1 segundo).
Solución al efecto acordeón:
Respetar la distancia de seguridad con holgura, si lo prueban ya verán, no podrán pasar sin respetarla y verán lo peligroso que es no hacerlo viendo a los demás vehículos como si fueran un trenecito; cualquier imprevisto…accidente.
Ventajas:
Se ahorra combustible, frenos, se gana en salud (menos nervios y menos traumas), el seguro nos saldrá más barato (menos accidentes), menos caravanas, más armonía en nuestras vidas.
Pruébenlo y si no les funciona, les devuelvo el dinero… pero…¿qué dinero? en fin: PRUÉBENLO, POR FAVOR
Si este artículo te ha parecido útil, ¡compártelo por favor! Gracias
Por favor, comparte 😉

Deja un comentario